La ultima prédica en Tumbaco (Quito) acerca del libro de Isaías y de como Dios le llamo en el capítulo 6: